HUMANIZADOS O DESHUMANIZADOS

Somos la peste, “la carne entre el cielo y la tierra” un montón de nada pululando con ambiciones leves, casi todas materiales, somos los gusanos que devoran la belleza del universo, un montón de nada, el oxido del cosmos, caminamos haciendo daño a nosotros mismos y nuestros semejantes, a la tierra, a nuestro paso, quebramos, abandonamos, nos dejamos ir.

Sin respeto por nada, venerando por miedo formas en oro, amando por interés, transgrediendo por poder. Me he sentado a mirar los ojos de gente atroz y apestan del orgullo, hinchados de grasa y de “súbditos”, me despreciaron por fortuna ignorando lo despreciables que son, pobres de espíritu, de compasión, de intelecto, del real intelecto en el equilibrio con el universo, muy lejos del arte, del amor, negados a creer en si mismos, gente sin fe.

He escuchado sus voces leves cargadas de acento y poco corazón argumentar sin sentido sus posiciones, que realmente no son de ellos y que adoptan porque en el fondo lo que defienden es solo como llenar sus bolsillos y sus carteras de dinero, de posesiones sin disfrutar aun todo lo que tienen.

He visto los ojos de quienes mienten por placer, con una sonrisa en el rostro y hacen daño con el mismo placer, agrediendo, mintiendo, golpeando, cortando, untándose de sangre y de culpa las manos y el alma. Mundo apestoso, lleno de odio y resentimiento, de desigualdad, de mugre y polución.

Ciegos caminamos en fila india juzgando, conspirando entre nosotros para dañar a los demás, egoístas, ego-centristas, he visto los ojos de un ángel repletos de llanto al conocernos, al entender esta lógica absurda que nos rige y enfila al suicidio ambiental, rebosados de lo absurdo.

“Cuando el poder del amor sobrepase el amor por el poder, el mundo conocerá la paz”. Cuando el concepto del amor sea más que  dominar, juzgar, engañar, solo recibir, cuando el concepto del amor sea más que el placer de devorarnos unos a otros, los humanos en su núcleo, entenderán que ese dolor que nos cobija no es otra cosa que el espacio de la energía que ocupan los demás en ti.

Saborea el agua salada del mar, el sol quemando la piel, el viento entrando en tu boca, escucha en silencio los lugares vacíos,  ama los corazones rotos por intentarlo, comparte el dolor de la injusticia de las atrocidades humanas, prueba las texturas en los dedos, los ojos buscando ver siempre mas lejos de aquí, obsérvate y antes de entregar cualquier cosa a los demás, acéptala para ti mismo.

( sound track : El otro Yo, Ella se fue. )

En memoria de los que ya no están o están muertos en vida.

“Saludo a todos desde acá”

 

Advertisements

3 Comments

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s